martes, 24 de julio de 2012

Día del Deporte


No encuadra otra acentuación valorativa para las conquistas de 2004 en las disciplinas de equipo más trascendentes del deporte: aquel doble oro de fútbol y básquet en los Juegos de Atenas. Décadas y contingencias de espera, la moneda exigió de las consagraciones la presencia de una misma tarde con escasas horas de diferencia, la del domingo 28 de agosto.
Fue cuando el fútbol, relevante en handicap y sin rivales en aristas de popularidad, revisó errores y saldó la cuenta de los mayores que habían soltado, semanas antes, la Copa América en los instantes finales ante el inevitable karma brasilero y los penales errados. Oro inédito, 52 años después, repetido luego con Messi y la redentora goleada de semifinales ante el mismo rival, Brasil, en Pekín 2008.
Pero el básquet convoca, por lo extraordinario de lo alcanzado y por aproximarse el último debut olímpico de la llamada Generación Dorada: el triunfo ante Italia para trepar al escalón dorado en Grecia, obliga, sin atajos, a considerarla la actuación más importante en la historia del deporte argentino.
Detrás de los éxitos, devino una camada de profesionales conducidos por Magnano y Hernández que, en Londres, cerrarán un círculo de participaciones mundiales y olímpicas con los resultados más destacados en más de un siglo de competencia nacional: oro en Atenas con la cuesta de doblegar a los norteamericanos por segunda vez (único país en vencerlo dos veces, hasta hoy, con plantel profesional NBA), impensado sin el envión del subcampeonato 2002, que era victoria a dos del final y con siete de ventaja, frente al multicampeón Yugoslavia y el guiño del peso FIBA en el manotazo del cierre contra Sconochini; el cuarto puesto en Japón 2006, con caída en la campana ante el campeón España en semifinales (74-75 con chance de triple para Nocioni); el bronce de Pekín 2008 ante Lituania; y el 5to. lugar en el último Mundial de Turquía. Aun "subestimando" para estas líneas las actuaciones en Preolímpicos de esta misma Generación, con subcampeonatos contra Estados Unidos y el título de 2011, de local, ante el ahora Brasil de Magnano.
Los calificativos abundan, son cliché, instan al escape en tiempos de sobreinformación mediática. La mayor expresión colectiva de la historia del deporte argentino, obliga: 28 de agosto, Día del Deporte.

Derrotas de Estados Unidos en básquet con plantel NBA (1992-2011)
Mundial 2002: Argentina (Primera fase), Yugoslavia (Cuartos de final) y España (5to. puesto)
Atenas 2004: Puerto Rico* y Lituania (Primera fase); Argentina (Semifinal)
Mundial 2006: Grecia (Semifinal)

* Primera en la historia de los Juegos Olímpicos con jugadores profesionales, con los antecedentes de Munich 1972 y Seúl 1988 frente a Unión Soviética.











domingo, 15 de julio de 2012

7 de junio


Periodismo era agarrar las tarjetas del PRODE de la agencia Luisito y jugar en el patio de mi abuela a comentar los partidos que la boleta indicaba cada domingo. Porque se jugaban todos ahí, de tarde, a la misma hora, lloviera o no fuera a la cancha, como sucedió en el apretado final de las últimas temporadas. Entonces, la imaginación de precoz relator radial que llevaba iba de un estadio a otro: del Bosque a Tucumán o de Santa Fe a La Boca; hasta que llegara mi abuelo del ritual de salchichas y chucrut que acompañaba con Imperial en La Modelo de 5 y 54, no sin antes obedecer la rutina de espiar algún salto de caballo del Club de Ajedrez de la esquina.
Después vino la Repman roja que le pedí a mi viejo como regalo de cumpleaños para ver el Mundial '90. Es que era así: se veía oyendo. Cuando la maestra no miraba y se distraía corrigiendo, nos sentábamos alrededor de ese aparato de antena corta para saber quién era un tal Higuita o la figurita difícil del arquero de Checoslovaquia que me faltaba para llenar el álbum.
Esas tardes alumbraron también otro descubrimiento: entre alfiles y tablas, a cien metros de aquella cervecería de inocentes visitas preadolescentes, un fusilado vivía y habría quien escucharía y narraría aquella masacre. Ahí supe, con ingenuidad, que iba a ser periodista.