jueves, 2 de agosto de 2007

Extraños privilegios


Con ojos de lechuza
contemplo la belleza
Siguen abiertos
resisten el refugio

Qué envidia, ojos
que podés tener
ese extraño privilegio
de imaginar su mirada,
los gestos
acariciarla con la vista

Qué envidia, ojos
que pintan su cuerpo
los pies
hasta ocultar su boca
cómplice de la mirada

Como lechuzas
caminás el deseo
con ojos de horizonte
subiendo para siempre
esa imagen de dolor
con tus ojos

Qué envidia, ojos
que sabes
que con mis manos
puedo seducir
lo más hermoso
a ella
la vida

4 comentarios:

Lechucita dijo...

...si, ojos de lechuza les dicen, que tristemente contemplan sin poder remediar el paso del tiempo.Que impacientes se los ve...
Ojos nacidos del viento, inundados de tormenta, ya nadie los contempla...
A

Anónimo dijo...

Alguna vez me dijeron que tenía ojos de lechuza, pero no lo quise creer..

Frida dijo...

Ojos que aunque se los quiera callar, persisten en el silencio e inundan la mente con delirios belleza...extraño privilegio que no nos permite olvidar ciertas miradas.. ¿cuanto hay de verdad y cuanto de deseo?

Anónimo dijo...

Ojos desilucionados, los abandonaste !