martes, 5 de diciembre de 2006

Diario de cómo cuestionar la tierra I


I.
No lo había pensado hasta que vi lo que subió Emebé. Nada más simbólico, se me ocurre, para describir la desaparición de López que la foto que pide por su aparición.
Es que a partir de eso queda claro, de movida, porqué López no está; las razones de su no-aparición. Ese click de la cámara es el momento en el que la imagen empieza a decir más que cualquier palabra.
No está porque habló; porque con su voz "borró un pedacito de impunidad", transfigurando su paciente esperanza cuando supo, derogación de las leyes de impunidad mediante, el inicio del proceso contra Etchecolatz.
Si las fotos que piden por los desaparecidos que se
chupó la dictadura muestra hombres y mujeres en blanco y negro, paradójicamente inmovilizados, a López la imagen lo muestra en acción; haciendo política; interpelando; condenando la impunidad y el genocidio. El precio que la Reacción aún quiere imponer por pedir justicia: la vida.

II.
Situación de sábado a la tarde en cualquier Musimundo. Me meto con ganas por el aire acondicionado. Apenas paso la línea de sentencia, al lado de los I-pod, un tipo algo gordo, moreno y con camisa blanca me sugiere ver el bolso a la salida o que lo guarde en alguna de las cajas coloradas.
A la izquierda hay una especie de ropero con más de veinte puertas, divididas en cuatro o cinco columnas. Para esconderlo tengo que poner una moneda de un peso. Como no tengo me acerco a una piba de no más de 20 años; está leyendo una revista que tiene una actriz en bolas en la tapa. Me ignora. Cuando me mira le digo que no me dejan entrar; que me falta cambio.
La chica, como dándome a entender lo pelotudo del reclamo, me dice que no puede hacer nada; que trate de conseguirlo porque sino no paso.
Vuelvo hacia el tipo y le insisto que la cajera no quiere darme monedas.
"Qué querés que haga", repite. Si no pongo un peso en la caja colorada no entro.
Lo único que me animo a decirle es que "quiero comprar un par de pelotudeces". Un ingenuo, pero el tipo insiste.
"Señor le dije que no se puede".
A esa altura la mina de la caja tiene la rutina por la página 20; y el de blanco le está repitiendo la sugerencia a una parejita de pibes con flequillo y musculosa.
Algo de cierto debe haber en eso de ser presunto chorro hasta que se demuestre lo contrario; hasta que salgas y el sultán del local diga que no hay delito; o hasta meter la monedita y evitar ser un libertario abierto a la sospecha caminando entre las góndolas.

III.
¿Por qué muchos periodistas, y más aún los "deportivos", dicen no saber de Matemática?
Situación I: un
loser en una cancha le pregunta a otro algo así como un 2 + 2 de la primaria; onda "si no gana Boca y pierde el Milan, cuántos goles tiene que hacer el Torino para ser campeón..."
"Ah, no, yo de números..." se niega. Y ni que hablar cuando le piden el insensato cálculo de un regla de tres simple; como indica el término, porque justamente es eso: simple.
Qué será lo que cuesta calcular es todo un enigma. Ojalá por ellos no piensen igual cuando retiran el sueldo; si no que avisen; ahí estaré.

IV.
Para los que no conocen el Abasto de Capital, ese al que le cantaba Luca cuando todavía desparramaban tomates podridos, sepan que Cromañón y demás antros ahora demonizados pueden ser lo más parecido a una abstracción caprichosa. Los invito a que lo conozcan y quien pueda salir de ese panóptico que lo haga saber. Todo un refugio para la inventiva marketinera del perpetuo business.


8 comentarios:

manuco dijo...

I
Interesante observación sobre la diferencia entre las fotos de los desaparecidos temporada 76/83 y López. Da para laburarla más.

II
Sí, nefasto lo de Musimundo. Próxima migaja a perder (cuando encuentre tiempo para hacerlo). Lo peor de todo es que cada vez son más lo negocios de distintos rubros que van tomando la modalidad de supermercado. Dentro de poco iremos a lo del dealer y nos hará dejar el bolso en un locker.

III
No sólo no piensan así cuando retiran el sueldo. Tampoco lo hacen cuando cobran la cometa (¿o eso lo incluías en el rubro "sueldo"?).

IV
¿Te imaginás si Carlitos Gardel resucitara y viera el Mercado de Abasto convertido en un shopping? Lo imagino desesperado en Eziza, pidiendo un pasajke para el próximo vuelo a MEdellín.

Anónimo dijo...

I
El Abasto es una mierda. Y gran parte de lugares místicos, se transformaron en una farsa para turistas con euros. Por eso, no me extraña lo que van a hacer con la ESMA: "Disneylandia de los DDHH".
II
Bienvenido a la globalización. Igual, te acosejaría, si me permitís, no hacerte malasangre con esas cosas porque sino te vas a enfermar del bocho. No hay que ir, y listo.
III
Pese a trabajar en un medio, estoy a salvo de esa lacra humana, advenediza, menemista y ególatra. Opto por lo mismo que en el ítem anterior. No consumo.
IV
Pobre Carlitos. Y Luca hubiera pintarrajeado las escalinatas del shopping con un regio vómito de ginebra y sangre.

Salud

Anónimo dijo...

Muy bueno, Holden. No había pensado lo de las fotos en blanco y negro. Muchas hasta parecen las del documento. Supongo que por eso fue más dificil reconstruir su historia. La de López, en cambio, está en la foto.

emebé

Cazador Oculto dijo...

... bienvenida la sugerencia, creo que he superado la etapa de hacerme malasangre por pelotudeces como esas. Apenas si me animo a contarlo como anécdota. La única cagada es que hay algunos libros que sólo venden en cadenas tipo Musimundo, por lo que o vas o te quedás sin leerlo. Ah, no, sino debe estar en Jenny... bue........

Anónimo dijo...

Hace casi exactamente un año, tuve la desgracia de hacer un tour por varios shoppings de capital. Fue una perdición, acompañando a un mexicano ( norteamericanizado) adicto al turismo estilo "me compro todo y no conozco nada, ah, pero pago 100 dólares por cada noche de hotel". Todo se puede volver un desperdicio, y los lugares como el Abasto están hechos de eso y para eso. Encima! Qué bardo! Qué caminata para encontrar el baño!

Anónimo dijo...

Chamigo, espero tu opinión sobre Vidal Gonzáles, de goleador bizarro a patotero de una municipalidad

Lupa dijo...

Lo de López me encantó, lo de Musimundo me parece normalmente anormal, lo del Abasto no me llamó la atención y lo de las cuentas no lo termino de entender. O mejor. me sentí tocado, ya que hace varios años que no hago una sola cuenta de dividir por el pavor que le tengo a los números...¿es una obligación ser un Einstein? No la cazo, pero igual fuck a los números. Me quedo con la gente, para las cuentas están las calculadoras (lo otro no se puede reemplazar ¿no? Bah creo...)

Anónimo dijo...

Aunque no lo creas surgió después de escuchar (no se me ocurre otro verbo) un rato a "la banda" de Fox; Toti Pasman y un tal Queijeiro, o algo así, que tenían que calcular no sé que boludés y en lugar de pensar un segundo pasaron a otra cosa y a discutir sobre el tamaño de los botines de Azconzábal: además hablo de los periodistas deportivos, está claro.....